Todos concuerdan en que la regionalización sería la mejor opción para comenzar a obtener soluciones propias de la zona norte del país.

La Constitución de 1980 vive sus últimos días de vigencia, tras ser aprobada una nueva carta magna que será redactada junto a los Constituyentes electos de la última votación histórica, la cual se produjo el pasado 15 y 16 de mayo, a lo largo de todo Chile.
En el caso del Distrito Dos (Región de Tarapacá), los ganadores fueron Alejandra Flores (4.80%), por los Independientes de Tarapacá; Hugo Gutiérrez (8.61%), por el Partido Comunista y Álvaro Jofré (7.80%), del Partido Renovación Nacional.
Todos ellos serán los encargados de velar por los intereses de esta zona tan alejada del centro y por esa razón, La Quinta News entrevistó a cada uno de ellos para saber y exponer cuáles son sus opiniones sobre el medio ambiente, un tema raíz si se pretende dar perpetuidad a la raza humana.

Alejandra Flores

Con el #HagamosHistoria y representando también al pueblo Aymara, Alejandra Flores, quien tiene más de 30 años de experiencia en el ámbito dirigencial, decidió ser por primera vez candidata a una elección pública, con el objetivo de reflejar las necesidades de la zona en la que nació.

Alejandra Flores

¿Cuál será la propuesta desde Tarapacá, considerando que en Chile el medio ambiente ha estado sometido a presiones económicas, políticas y culturales, desde la gran empresa que vierte residuos, hasta la misma gente que no tiene consciencia y deja basura en lugares donde no debería?
Yo soy parte de un sector de personas independientes que llegó a la Constituyente y en campaña indicamos que esta iba a ser un proceso participativo, entonces yo espero que las definiciones, así como finales de cómo se va a presentar, sean producto de ese trabajo.
Sin embargo, en lo personal, como Aymara, hemos demandado siempre un cambio de modelo, un término del modelo extractivista que solo daña nuestra tierra, que solamente nos está dejando hoyos, así le decimos nosotros, nos deja hoyos y después se van a ir quizás y nos van a dejar lleno de hoyos y sin agua, que son elementos sumamente importantes para la vida. Digamos, el agua ¿no? Si no tenemos agua no es solamente para vivir, la necesitamos acá en la región para el tema de la agricultura, entonces lo que proponemos nosotros, desde el punto de vista de los pueblos indígenas, es un cambio modelo, un modelo de desarrollo sostenible en armonía del el hombre, con la naturaleza, donde prime el buen vivir y donde dejemos todas estas prácticas que son producto de este sistema capitalista neoliberal y que nos centremos más en el respeto y en el buen vivir de las personas con todo su entorno.

Un país como Ecuador, por ejemplo, tiene una Constitución que se redactó en el siglo XXI y donde el medio ambiente y los animales son sujetos de derechos. Dentro de Chile, existen propuestas de universitarias como la de la Universidad de Chile, por ejemplo, para llevar a cabo nuevas leyes dentro de la nueva Constitución ¿Están preparados los tarapaqueños para ese nuevo cambio de visión más verde?
En primer lugar, hay que sentar las bases dentro de la Constitución y con este cambio de modelo que permita lo que te decía, un buen vivir. Eso va a implicar que después las leyes que se puedan generar, porque una cosa es la Constitución y la otra son las leyes (…) sean en concordancia con ese nuevo modelo de vida.
Ahora, esto no pasa de la noche a la mañana, no va a pasar porque tiene que ver con cambios sociales, con procesos culturales y aquí hemos estado viviendo por décadas en este sistema capitalista de deshecho, de no respeto, de utilizar todo como basura, de depredar y eso tiene que ir cambiando ¿Cómo van cambiando? Seguramente con mucha educación, que es necesaria y con este nuevo modelo esperamos que estemos en sintonía, no sólo los pueblos indígenas, sino también gran parte de los movimientos ecologistas que luchan y como tú lo decías, sectores universitarios, porque hay que decirlo, los jóvenes vienen con mayor conciencia ambiental, con mayor conciencia de lo que quizás es el futuro, porque eso es el futuro y si nosotros terminamos con la vida como lo estamos haciendo ahora en los territorios, estamos terminando también con la vida de las futuras generaciones.
Eso creo que lo tienen mucho más claro los jóvenes que las personas mayores, así es que yo tengo mucha esperanza de que sí vamos a ser capaces de producir estos cambios. Ecuador es un ejemplo de eso, yo viví en Ecuador, estudié en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales FLACSO y estuve muy vinculada con los movimientos indígenas y ellos son muy respetuosos de la Madre Tierra, entonces eso también lo tenemos que expandir, que no sea solo de los pueblos indígenas, que por cientos de años han estado luchando por el respeto a la Madre Tierra, sino que sea de un país y que logremos sintonizar en esta nueva forma de ver Chile.

¿Cree en la regionalización como parte de una nueva mirada desde la Constitución, desligarnos del nivel central y dejar de producir tanto para las otras regiones del país?
De todas maneras. O sea, creo que es necesaria la descentralización, la regionalización, que podamos tomar medidas, ya sean políticas, económicas o administrativas, en relación a la realidad nuestra que es tan diversa a otras regiones, a las del centro, a las del sur e incluso a las más cercanas.
Nosotros tenemos una región muy diversa, incluso geográficamente con muchos hábitats diferentes, tenemos valles, costa, entonces debemos considerar todas esas realidades para tomar medidas. Cuando se toman medidas desde el nivel central ven a un todo y usualmente ese todo son los grandes centros urbanos y no se consideran las realidades de aquellos pueblos que están precisamente haciendo la agricultura, la soberanía alimentaria, están produciendo alimentos sanos para las personas.
Eso tenemos que protegerlo, tenemos que cuidarlo y en la medida que podamos tomar medidas regionales y conciencia de nuestra realidad que además es muy linda, nosotros acá producimos nuestros alimentos, hay lugares donde hay puro supermercado y aquí tenemos el (Terminal) Agropecuario, donde nos llegan los alimentos directo de los proveedores de alimentos sanos, no transgénico y eso hay que protegerlo, porque eso es vida en términos también de la salud, entonces está todo entrelazado y yo creo que tomando medidas locales y regionales va a ser súper positivo.

¿Cómo ve el panorama al redactar la nueva Constitución, teniendo en cuenta la diversidad de constituyentes, ya que en Tarapacá hay representantes de la izquierda, derecha e independiente?
Yo estoy muy contenta con los resultados de las elecciones. No sólo aquí a nivel local, sino a nivel nacional ¿Por qué? Porque somos las organizaciones y los movimientos sociales los que llegamos y somos mayoría y en términos generales, si sumamos también a los partidos progresistas, sumamos una mayor cantidad de convencionales que están por cambiar este tipo de modelo.
Felizmente la derecha no logró el tercio para poder bloquear, nuestras propuestas, porque esto de un cambio de modelo económico, político, no la querían ellos. O sea, ellos estuvieron a favor del rechazo al cambio constitucional, por lo tanto, no estaban de acuerdo al hacer este cambio y quienes sí lo estamos somos felices con este resultado.
Pienso que esta diversidad que está presente en los 155 convencionales es súper linda, hay profesores, médicos, arquitectos, dueñas de casa, una infinidad de estudiantes, como es nuestro país, diverso, hermoso y tenemos que saber construir dentro de esa diversidad, no como antes que era un grupo de elite de abogado, entre comillas, constitucionalista, quienes decidían todo el destino del país.
Aquí llegan todas las miradas y felizmente en esa mirada, también se encuentran los 17 escaños de los pueblos indígenas, que vamos a estar de todas maneras, porque yo me sumo, por supuesto, a la demanda de mis hermanos y hermanas de todo el país por cambiar este modelo, por ir por el buen vivir y porque tengamos un país y no sólo un país, políticas públicas más armoniosas y de respeto a la naturaleza.

Hugo Gutiérrez

Dentro de la historia política del norte, Hugo Gutiérrez resalta como uno de los personajes activos a la hora de querer abolir la Constitución impuesta en la Dictadura militar. La elección del Apruebo hicieron que se despojara de su cargo de diputado, para comenzar la carrera por ser parte de la redacción de esta nueva forma de legislar y con su apuesta por una Tarapacá libre, justa y federal, obtuvo la votación que necesitaba.

¿Cuál será la propuesta desde Tarapacá, considerando que en Chile el medio ambiente ha estado sometido a presiones económicas, políticas y culturales, desde la gran empresa que vierte residuos, hasta la misma gente que no tiene consciencia y deja basura en lugares donde no debería?
Hay que hacer el diagnóstico de la problemática que tenemos en Tarapacá. Yo creo que de las que tenemos en la región está el problema de la escasez de agua. Tenemos un problema hídrico de primer nivel y que lamentablemente, también con las malas prácticas están colapsando todas las fuentes de agua de la región. Creo que ese es, sin duda, un problema de mayor importancia que tenemos, sin agua no hay viabilidad histórica de una región y eso creo que es uno de los grandes problemas que tenemos que enfrentar como región, aparte de otras problemáticas que se dan, como la contaminación de las aguas, el maltrato que recibe el agua, el no aprovechamiento de las aguas debidamente, la falta de contención de las aguas, sobre todo en el llamado Invierno Altiplánico, entonces hoy hay una serie de problemáticas que nos vemos enfrentado y claro, nos enfrentan, producto del problema geopolítico que tenemos en la región. Es una zona que, por diversas razones, es solo una especie de territorio de ocupación, donde lo que se busca, es decir, ahí tenemos un asentamiento humano de chilenos y por eso es que somos tan pocos. Somos 335 mil habitantes en una región que podría albergar fácilmente varios millones de habitantes, pero no lo hace porque no hay una opción de parte del Estado chileno de mantener una población de gente, de generar un verdadero interés en la existencia de un grupo humano mayor en la región.
Es decir, es como que Chile siempre hubiese pensado que este terreno es territorio y algún día lo vamos a perder, entonces no hay mayor preocupación, solo genera la granjería necesaria para que haya un entusiasmo de vivir acá, pero casi todos se quieren ir de acá. Es una cosa media loca, por eso solo algunos soportan la vida acá y nos llenan de una serie de ventajas, pero son ventajas para que estemos aquí, entonces todos se sienten como pasajeros en la Región de Tarapacá, que es lo mismo que pasa en Arica y pasaba en cierta medida también en Antofagasta.
El problema está en que siempre Chile tiene la sensación de que va a perder Arica e Iquique, entonces son solamente territorios ocupados y como territorio ocupado no se generan políticas que permitan la solvencia más allá de cierto plazo, todo es como transitorio y precario. No se generan las condiciones para que haya una vida acá, si se agota el agua, se agota el agua; si se agota el salitre, se agota el salitre; si se agota el cobre, se agota el cobre y lo mismo con los recursos de la biomasa marina, que se acabe y entreguémosla todas y así ha ocurrido. Tenemos una serie de desastres, pero que luego no tiene mayor importancia, porque algún día nos vamos a ir de acá, es una cosa media extraña, pero eso es lo que te genera la geopolítica.
La gente ni siquiera se da cuenta de la mentalidad que tiene, producto de que no la analiza en detalle lo que es la vida en Tarapacá, Arica o Antofagasta, son territorios dominados por la geopolítica y eso trae aparejado una serie de circunstancias que al final todo el descalabro medio ambiental no tiene mayor interés. Y por eso es que han entregado aquí, de los años 60, no es de ahora, el mar a Angelini y ha hecho y deshecho aquí gran parte de la biomasa marina capturada, depredada en realidad por los grupos pesqueros, se transforma en harina pescado o en aceite de pescado y se va del país y lo que deja en la región son solo tripulantes pesqueros bien pagados, pero ellos no más (…) Entonces esa es la precariedad de saber que estamos en una región riquísima, pero de la que no se han apropiado debidamente el habitante de la región. Gran parte, por ejemplo, del descalabro de la cuenca del Tamarugal, que la ocasionan los mismos habitantes que de manera furtiva sacan más agua de la que les corresponde y ¿para qué? Para vendérsela a la minería, entonces tampoco la cuidan, es decir, no es que esté cuidando el agua, no tienen interés en cuidarla, tienen interés en depredarla sin pensar que mañana esto puede secar todas las napas subterráneas y nos podemos quedar sin agua, pero no les interesa.


Un país como Ecuador, por ejemplo, tiene una Constitución que se redactó en el siglo XXI y donde el medio ambiente y los animales son sujetos de derechos. Dentro de Chile, existen propuestas de universitarias como la de la Universidad de Chile, por ejemplo, para llevar a cabo nuevas miradas dentro de la nueva Constitución ¿Están preparados los tarapaqueños para ese nuevo cambio de visión más verde?
No creo que se haya dado un debate para hacer de la naturaleza un sujeto de derecho, pero no me cabe duda de que, si esa discusión se instala, yo creo que se podría avanzar de manera relevante en el norte. Creo que la biodiversidad, la naturaleza, es decir, si el ser humano no logra entender que es parte de la naturaleza y que cuidarla es cuidarse a sí mismo, vamos a seguir perdiendo la biodiversidad, vamos a seguir perdiendo calidad de vida, porque al final del día nos vamos a contaminar, más gases de efecto invernadero de menor diversidad medioambiental, es decir, si el ser humano se compromete con la naturaleza más allá de la reflexión o de lo que hoy en día se hace, que es reparar el perjuicio ocasionado, es decir, empresa que ocasiona un daño repara o indemniza. La idea es que las políticas medioambientales sean preventivas y la prevención pasa por estimar que la naturaleza es un sujeto de derecho y que tiene con antelación cuidarla. Y yo creo que esa mentalidad se puede crear, creo que con el tiempo y sobretodo con el cambio climático que es, yo creo, la gran problemática de la humanidad hoy, junto con el enfrentar la pandemia, creo que si no enfrentamos la emisión de gases de efecto invernadero, la humanidad no tiene tampoco futuro, pero creo que la ciudadanía podría, la regional, podría tener claridad de la importancia de poder como centralidad la naturaleza en la nueva Constitución política, no como un objeto de protección, sino que como un sujeto que tiene derechos y que hay que respetárselos.


Nuestro mar durante toda la historia, ha sido víctima de interés económicos y políticos, además de la presión social que también ha contribuido en decisiones ambientales ¿Nuestras costas y océano tendrán una Constitución que estará inspirada por las voces de la ciencia, la pauta empresarial o las redes sociales?
Yo tengo en consideración de que la nueva Constitución Política, al considerar la naturaleza como un sujeto de derecho, puede permitir terminar con tanto saqueo que te genera el modelo extractivista rentista, que al final del día es el gran problema que tenemos, es el modelo de desarrollo económico el que genera toda la problemática de daño a la naturaleza, porque aquí lo que importa más es el saqueo de los productos que el tener que pensar que la naturaleza tiene un futuro. Acá yo tengo la impresión a veces, la sensación que me da, es que el mar es inagotable y los peces para estar siempre, entonces como que no hay una perspectiva de que esos peces pueden dejar de existir y hemos vivido pensando de que aquí tenemos mar para siempre y peces inagotables, pero resulta que todos esos recursos ya están demostrados que se agotan y que el mar puede ser dañado.
Y claro, hay que estar en función de lo que la ciencia nos diga, porque es la ciencia la que está tomando todos los datos en relación con el perjuicio que le estamos causando a la atmósfera, es decir, todo el cambio climático es producto de que la ciencia está diciendo acá hay consecuencias graves si seguimos aumentando la temperatura de la tierra, pero por supuesto, hay intereses económicos que quieren desvirtuar, entonces ¿a quién le creemos? A sujetos sobreideologizados que quieren seguir explotando la naturaleza o le hacemos caso a la ciencia que nos está diciendo, estamos elevando la temperatura tierra y eso va a causar grandes perjuicios que van a ser irreversibles en un momento determinado, entonces por supuesto que hay que estar con la ciencia, si es la que nos tiene que ir encaminando para salvar la naturaleza. Y claro, siempre van a haber intenciones de aquellos que quieren seguir sobrexplotándola e invisibilizar los problemas que se nos presentan.

¿Cuál sería una propuesta concreta para terminar con el extractivismo?
Yo creo que hay que generar una economía más sustentable, más solidaria, más basada también en el reciclaje. Hay que generar una economía que no pretenda permanentemente sacar todos los recursos, sin importar los costos que trae consigo. La minería, por ejemplo, sobrexplota cualquier yacimiento sin importarle la contaminación que genera; el agua que utilizan en sus procesos; los daños a la biodiversidad que ocasiona; los daños patrimoniales al patrimonio cultural, tampoco, es decir, todo eso que eventualmente hace una explotación minera no le importa y si lo hacen, que ellos digan cuál es su misión, bueno, indemnizarlo, repararlo, pero cuando el daño ya no hay vuelta que darle.
Creo que hay cosas puntuales que se pueden hacer en estos tiempos y que lo que pueden hacer es permitir generar una nueva política medioambiental, lo que tiene que surgir, lo que tiene que salir esa Constitución es una nueva política medioambiental, basada en la prevención, pero teniendo claridad de que la naturaleza es un sujeto de derecho.
Si eso queda estampado en la Constitución, yo creo que podemos hacer política, porque las políticas públicas medioambientales van a surgir de qué hacemos en la Constitución, qué normas ponemos como principal y tiene que ser que la naturaleza no es un objeto de protección, de cuidado o de reparación cuando se daña, sino que tiene que tener como centralidad de que es un sujeto de derechos y como sujeto de derecho tenemos que tratarla.

Su espíritu siempre ha sido la regionalización y dentro de esta nueva carta magna que se espera ¿Vamos a seguir siendo uno de los polos económicos de la Zona Centro o nuestros recursos se van a quedar acá en la región?
El Estado Unitario es la fuente del centralismo y mientras sigamos creyendo de que toda la política pública se elabora desde el Mapocho y por los políticos del Mapocho, es obvio que aquí nosotros no tendremos la posibilidad de desarrollo y mientras siga existiendo una mirada geopolítica de la región, es decir, prácticamente de una región que vive en guerra, no hay mayor desarrollo de la región, por eso lo que hay que hacer es terminar con una lógica geopolítica de las regiones extremas, porque vivimos pensando que algún día vamos a tener una guerra y vamos a perder estos territorios, entonces claro, solamente importan en la medida que tengamos una agrupación humana que haga soberanía y fuerzas militares que estén para defender este pedazo de territorio.
Eso es lo que va a costar, el empoderamiento y creo que sigue costando todavía el empoderamiento de estas regiones. Por eso, yo he planteado que lo mejor es generar formas de regionalismo autónomo, es decir, que cada región se empape de sus problemáticas e intenten ellos resolverlas (…) Sin que se generen políticas públicas de Santiago, que son generalidades y que no abordan el problema que tenemos en la región, pero para eso se requiere extremar, si seguimos con el Estado Unitario y no avanzamos a un Estado Federal, donde las riquezas que tenemos acá son nuestra y nosotros resolvemos nuestros problemas con la riqueza que tenemos, vamos a seguir dependiendo de políticas públicas elaboradas en Santiago, generalistas, que no se pueden particularizar, porque tenemos un territorio distinto.
Es decir, Chile efectivamente sigue todavía con los límites del siglo XIX, entonces nosotros existimos solo para efectos de decir que acá estamos como soberano, para traspasarle la riqueza que tenemos a las transnacionales, eso hacemos y mientras no acabemos con esa lógica, vamos a seguir siendo sólo un territorio de ocupación y de paso.

Tomando en cuenta los colores políticos que se dieron tan visiblemente en la Primera Región con representantes de la izquierda, la derecha e independientes ¿Lograrán aunar sus fuerzas y generar acuerdos por el bien de esta zona?
Yo creo que con la Alejandra (Flores) nos vamos a poner de acuerdo fácilmente, yo creo que con ella no vamos a tener ningún inconveniente, pero con (Álvaro) Jofré, Jofré va a ir a defender los valores propios de la oligarquía chilena, el sin serlo, porque yo sé que el no pertenece a la oligarquía, pero el va a ir a defender lo que ellos estiman que son los valores propios de la derecha.
Ellos van a seguir insistiendo en el extractivismo, van a seguir insistiendo en el mercado, distribución y asignación de recurso y la iniciativa privada/emprendimiento y que son razonables en su lógica, pero que son lo que ha generado todos los problemas que tenemos. Es decir, yo no tengo ningún problema con lo que ellos quieran, en que insistan en el emprendimiento empresarial, en la iniciativa privada, en el mercado vaciador, pero de algunos recursos, te das cuenta, lo malo es que el mercado empezó a asignar recursos que son vitales para la vida humana, entonces ahí es donde yo creo que vamos a topar, pero en temas regionales, en general, puede que concordemos, pero yo creo que el diagnóstico que ellos tienen no es el mismo que tengo yo -lo que representa Jofré-, en cuanto a que aquí estamos en un territorio prácticamente abandonado por el Estado chileno y que si no somos capaces nosotros de empoderarnos como habitantes del territorio, vamos a seguir siendo un territorio abandonado.
Somos zona extrema que estamos justamente para lo que te digo yo, para decir aquí hay gente haciendo soberanía, pero sin ninguna intención de hacer de este territorio uno que se apropie de su riqueza y que crezca. Imagínate, esta ciudad tiene 200 mil habitantes, podría crecer hacia el sur de manera formidable y estamos todos como atrapados entre la playa y los cerros, pero es porque no hay interés mayor, entonces lo que expresa un interés mayor Santiago lo limita y está todo limitado porque acá hay intereses de la geopolítica, entonces todos tenemos que estar compartimentados, encerrados (…) Tengo obsesiones con la Marina, pero claro, ellos son los que determinan el crecimiento regional. Nos quieren tener a todos encerrados, impiden el crecimiento, la expansión de la región, que se abra, muy pendientes de la migración ¿por qué? Porque acá estamos muy sujetos a la migración, como somos pocos, mucho boliviano, mucho peruano, mucho colombiano, al final termine como está pasando de alguna forma en Antofagasta, cambie equilibrios y por supuesto, eso sin duda, es motivo de preocupación, pero al final todos se empiezan a adaptar.
Entonces claro, les preocupa, hoy si tú vas a las quebradas, gran parte de ellas están siendo trabajadas por bolivianos, porque son ellos los que han entrado a cuidar las quebradas porque toda la gente de ahí se ha venido a la ciudad, entonces están todos pendientes de por qué hay tanto boliviano, tanto peruano en Arica, entonces claro, como tenemos ese criterio todavía de la Guerra del Pacífico, porque vivimos en esa lógica y no rompemos esos esquemas, entonces nos impiden al habitante de Tarapacá apropiarse de su destino y vivimos en una lógica militar que no hemos superado y nos hace mucho daño.

Álvaro Jofré

Por el Pacto Chile Vamos se presentó Álvaro Jofré, un iquiqueño conocido por su labor como locutor radial que, si bien llegó a ser electo Consejero Regional de Tarapacá en 2017, al año siguiente fue reclutado por el Presidente Sebastián Piñera, para ser el Gobernador de Iquique y con toda esta experiencia sintió necesaria la idea de estar dentro de los 155 Constituyentes para reflejar las demandas de su territorio.

Álvaro Jofré

¿Cuál será la propuesta desde Tarapacá, considerando que en Chile el medio ambiente ha estado sometido a presiones económicas, políticas y culturales, desde la gran empresa que vierte residuos, hasta la misma gente que no tiene consciencia y deja basura en lugares donde no debería?
El tema de vivir en un ambiente libre de contaminación, yo creo que eso es como el principio rector de la propia Constitución y de ahí en más, es lo que va a venir también de las propuestas regionales. Uno de los temas que a mí me involucra mucho es el tema del agua y no hay temer al declararlo bien nacional de uso público y sin duda, de qué manera se privilegia también para el consumo humano y también tener para la producción. Pero de las cosas que a mí me preocupa y que nadie ha tocado, es de qué manera el 70% de lo que hoy se saca de las napas subterráneas van a llegar al mar y hoy esa es una preocupación que a nadie le interesa, que nadie se hace cargo, la actual concesión y eso está incluso por situaciones que ha declarado la propia Corte Suprema, de que no es parte ni de la propia concesionaria, ni tampoco de la parte más privada, sino que el Estado tendrá que velar por qué se va a hacer con esa misma lógica. Y el Estado al final, sobre el tema del cuidado del agua, va a tener que intervenir en esa misma lógica y yo creo que va a tener que ser un poco más específico en la Constitución. Yo creo que el tema del medio ambiente va a ser una gran discusión y bajo varias aristas que va a tener también esta carta magna.

Un país como Ecuador, por ejemplo, tiene una Constitución que se redactó en el siglo XXI y donde el medio ambiente y los animales son sujetos de derechos. Dentro de Chile, existen propuestas de universitarias como la de la Universidad de Chile, por ejemplo, para llevar a cabo nuevas leyes dentro de la nueva Constitución ¿Están preparados los tarapaqueños para ese nuevo cambio de visión más verde? Yo creo que en general, la población chilena no está acostumbrada a esta nueva forma de mirar la vida y creo que tampoco en Tarapacá. Si vamos a lo más práctico, cuando te dicen que no retires la basura domiciliaria el día sábado y lo menos que haces es hacer caso a esa propia incluso ordenanza municipal, yo creo que parte de esa base, parte de la base de que lo que se enseña el día de hoy, cuando uno es cabro chico, cuando uno está en la enseñanza básica, así como cuando está en la serie infantil, cuando te dicen el tema del reciclaje, cuando incluso ya te meten el tema de la economía circular, cuando vas creciendo haces caso omiso o definitivamente, no hay alguna separación en el tema de los residuos y raya para la suma, es el bodrio que tenemos también de vertederos o de botaderos y que el de hoy no sacamos nada con estar separando lo orgánico, el metal, en fin, otro tipo de materiales que al final va a un destino final único.
Yo creo que la conducta de las personas pasa mucho también por el tema de la educación y no solamente que se pueda dictar, que se pueda tampoco elaborar por una lógica de cumplir la meta, de cumplir unas expectativas o solamente dejarlo en un relato. Y al final, esta misma discusión que podemos estar dando el día de hoy, será el énfasis en la propia Constitución, el énfasis que va a tener cada Constituyente en diferentes materias que se puedan discutir hoy por hoy, en lo que tiene que hacer el Estado, en qué tiene que fijar las nuevas condiciones también para la nueva Constitución. Yo creo que también pasa por eso, cómo mejoramos las condiciones de las personas en estas obligaciones, porque mucho del tema de la Constitución, hablando de los principios, hablando de esta lógica, separamos de los derechos, pero ¿qué pasa con nuestras obligaciones? ¿qué pasa con nuestros deberes? Y ahí nos olvidamos o nos hacemos los locos.
Nuestro mar durante toda la historia, ha sido víctima de interés económicos y políticos, además de la presión social que también ha contribuido en decisiones ambientales ¿Nuestras costas y océano tendrán una Constitución que estará inspirada por las voces de la ciencia, la pauta empresarial o las redes sociales?
Hace poco fui al Río Loa, fui a la desembocadura, está bastante abandonado de la mano del Estado y también de los ciudadanos y yo creo que pasa por ahí algunas cosas. Yo en esto no me pierdo, yo creo que acá nadie tiene y nadie sobra. Si alguien piensa que la Constitución se va a escribir o será tutela de alguien en particular, yo creo que está muy ocupado. Acá va a haber mucho diálogo, va a tener que haber mucha conversación, mucho debate, tienen que haber también acuerdos, aquí nadie sobra para esta misma discusión, si alguien cree que es un iluminado que viene de un planeta totalmente diferente y que viene a ser como el salvador, reitero, no es lo que dijo hoy la gente.
La tolerancia, la arrogancia, creo que va a ser un factor importante, la tolerancia es fundamental para la discusión y en eso me quiero pescar de lo que tú me estabas hablando sobre el tema de la academia y la academia hoy no ha tenido un rol preponderante en las políticas públicas y por ahí se sienten como ausentes, ausentes del mundo político, de la acción del mundo político, pero ellos tienen que convencerse de que sí son importantes y relevantes y no estar en otra dimensión, tienen que involucrarse en esta sociedad.
Tampoco son seres que viven en otro planeta, sino que son parte de una sociedad y ellos tienen la tecnología, tienen los estudios, las investigaciones que han realizado. Tú me hablabas del mar, cómo me gustaría a mí que la gente de San Marco y de Río Seco, que extraen el güiro, que lo pican y hasta ahí es su proceso, hasta poder picarlo; me encantaría que hubiese una investigación, de qué manera le dan valor agregado y de que la venta que se le hace los japoneses y a los chinos sea con un valor agregado, pero es la mano también de la academia que tiene que estar involucrada. Esa es una exigencia que también hay que hacerle al Estado con el mundo académico para estar, para que estén insertos también en esta misma comunidad.
Cuando hablamos de desalar el agua ¿por qué nos hemos demorado tanto en desalar el agua? Yo creo que creo que no hemos tomado en consideración, creo yo, el cuidado el medio ambiente y yo creo que nosotros como tarapaqueños, no hemos dado el valor a lo que es el agua, lo preciado que es el agua. Hoy la compañía minera está haciendo una gran inversión, uno diría tarde, puede ser cierto, pero prefiero que al día de hoy lo sientan de esa manera, yo creo que también necesita de los municipios, de las diferentes empresas que se puedan instalar, la independización de las caleta del borde costero, que deben tener cada una de ellas una desaladora, no solamente para el consumo humano, sino por su actividad también productiva y yo creo que ese es el acercamiento que se le da también, con esa fuente de trabajo, de desarrollo a esa gente y que no se sienta el patio trasero de una región o de una comuna como es la de Iquique.

¿Tiene alguna propuesta concreta con respecto a tratar de bajar la huella de carbono o cree que es necesario ir evitando el extractivismo de las empresas?
Lo que yo creo es que en esto del cuidado de la huella de carbono, pasa mucho el cómo generamos la energía renovable no convencional. Creo que en la Región de Tarapacá lo hemos hecho, lo hemos realizado, en comparación a otras regiones. Nosotros, nuestra generación principal es a través de esta línea ¿necesitamos mucho más? Sí, claro, hasta el día de hoy, incluso el país está pensando que una nueva línea de negocio es vender energía, incluso a países de la región y yo creo que ese es el modelo que tiene que seguir, un modelo que hace la Región de Tarapacá. Sin lugar a dudas, en GPS, en la lógica también de los proyectos que hay por el lado del Gobierno Regional a nivel nacional, vienen muchos más proyectos con energía renovable no convencional, a lo mejor por ahí tenemos que articular qué pasa con otras que no solamente sea la ocupación de terreno a través de paneles fotovoltaicos, a lo mejor la geotermia y otras cosas que también podrían generar un gran impacto para la región y que sea esa la manera o esa industria la que también, en un futuro, nos pueda sustentar la calidad y la mejora del empleo en la Región de Tarapacá.

¿Cree en la regionalización como parte de una nueva mirada desde la Constitución, desligarnos del nivel central y dejar de producir tanto para las otras regiones del país?
Yo creo que eso va a ser fundamental en la nueva Constitución y estoy convencido de que muchos de nuestros dolores que tenemos, de nuestras brechas, se debe a la ausencia del Estado o el exceso centralismo en las regiones extremas. Demuestra y voy a concluir con lo que tú me estabas preguntando, demuestra un botón que en la Región de Tarapacá y en Arica y Parinacota, solamente existe un solo hospital público y usted sabe que, en la Región de Atacama, que es una región muy similar a la nuestra, con menor cantidad de habitantes, tiene cinco hospitales repartidos por toda su región.
Entonces, cómo yo no voy a estar de acuerdo con una regionalización, como no voy a creer en un modelo de un Estado Unitario, pero verdaderamente descentralizado. Hoy, Santiago nos vende una pomada, que somos una nación descentralizada, pero en lo político y administrativo, en lo político porque hemos desarrollado y hemos hecho elecciones de consejeros regionales, al día de hoy está en balotaje quién va a ser gobernador regional y en lo administrativo, hace rato que nosotros administramos los recursos que nos manda la Dirección de Presupuesto o definitivamente, lo que pueda asignar también la Subdere.
Pero dónde está la problemática y que la gente del Mapocho, estos economistas del Mapocho y que no quieren soltar ese poder de que nos den la posibilidad de ser una región descentralizada en lo fiscal, que los recursos que genera la Región de Tarapacá, parte de ellos, no digo la totalidad, parte de ellos quede en la Región de Tarapacá. Paréntesis, la Región de Tarapacá, al día de hoy, como una tabla de posiciones del fútbol, del primero al número 16, está en el lugar número 16 en presupuesto, es la más penca de todas.
Entonces yo pregunto ¿cómo somos tan miserables que no generamos nada para ser la región que recibamos menos dinero? Es por eso que, y lo mezclo con otro tipo de cosas, nosotros que somos nacidos y criados en esta tierra, que el 15% de las utilidades de Zona Franca, que se reparte en Tarapacá y en Arica y Parinacota, yo por qué no puedo decir ¿por qué no todas las utilidades que genera Zona Franca? Porque en Zona Franca existen externalidades y claro que hay externalidades; tenemos que construir nuevos accesos para para el transporte y logística, tenemos que hacerlo; tenemos que construir puertos secos, tenemos que hacerlo. Entonces, yo creo que en esa base va a ser súper complejo convencer a mucha gente, porque no saben y no han vivido el dolor que es vivir en zona rezagada, en zonas extremas, ellos capaz que no tengan, por ejemplo, siete caletas con cuatro mil personas viviendo, que no tengan alcantarillado o que no tengan agua potable o que todavía les van a dejar agua con camiones aljibes, capaz que no lo sepan, pero es un tema súper relevante que a mí me interesa y que no me sigan vendiendo la pomada de que Chile es un país descentralizado, porque escoge a sus gobernantes, ya sea consejeros regionales o el gobernador regional, sino lo que nosotros queremos es también que sea en lo fiscal descentralizado.
Y un punto más, no solamente el tema de cómo generamos y cómo obtenemos los recursos, es cómo nosotros regionalmente también podemos entregar condiciones para la inversión nacional y extranjera, es decir, que decidamos nosotros, que podamos conceder beneficios tributarios a estas empresas, porque en el caso del tema alimentario, de tipo producción agropecuaria en la Provincia del Tamarugal, que siempre hemos querido y siempre yo lo he escuchado ¿por qué no podemos ser una región o la Provincia del Tamarugal como la agricultura del desierto? Si tú ves las estrategias regionales del Gobierno Regional, siempre aparece la agricultura del desierto, pero no hacemos nada para eso, entonces yo creo que ahí es básico de que nosotros podamos conceder beneficios tributarios a empresas, ya sea extranjeras o también locales, para facilitar la instalación, que decidamos nosotros, que los terrenos de Bienes Nacionales, que es súper complejo acceder a muchos de ellos, bueno, de darles facilidades a muchos de ellos para que se instalen.


Tomando en cuenta los colores políticos que se dieron tan visiblemente en la Primera Región con representantes de la izquierda, la derecha e independientes ¿Lograrán aunar sus fuerzas y generar acuerdos por el bien de esta zona?
Variopinto es el ambiente de los electos constituyentes, pero por formación de vida y formación también familiar, yo soy muy de ver el vaso medio lleno, de que las expectativas también son grandes y voy confiado, voy con esa mirada.
Se me quita rápidamente cuando escucho al señor (Daniel) Stingo, cuando escucho a muchas señoritas también que son electas constituyentes, que se quieren llevar la Constitución para la casa, que ellos solamente van a decidir qué escribir en esta lógica, muy por el contrario. Yo estoy muy confiado de que cuando converso con Hugo o cuando converso con Alejandra, está el espíritu de llevar nuestras cosas, nuestros dolores, nuestras brechas de la Región de Tarapacá también en la propia Constitución.
Mucho emprendedor que se siente al día de hoy en solitario, mucha gente que quiere salir de ese letargo, mucha gente que está en la informalidad y que quiere también formalizarse y cómo se le cambia también la forma y tener una nueva expectativa de vida.
Tenemos nuestros bemoles con la Alejandra y también con Hugo en el tema migratorio, yo soy un poco más más vehemente en el tema, porque lo viví como Gobernador de la Provincia de Iquique. Sé que Iquique no tiene el mismo número de habitantes en comparación con el promedio nacional, es decir, nosotros tenemos diez veces más cantidad de extranjeros, a nivel nacional, tenemos sensibilidades, tenemos un gran nivel de hacinamiento, tenemos un porcentaje importantísimo de toma de terreno, en comparación con el país, entonces yo creo que hay cosas importantes, relevantes que cruzan el umbral de los partidos políticos o de los colores políticos, cruza mucho el tema del espíritu de ser Tarapacá, de ser iquiqueño y que todos estamos también en la misma sintonía, estoy con buen espíritu hoy, espero que se mantenga en el proceso.

Por: Francisca Cabello Iriarte Fotografía: LaQuinta-news

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *